No hay amor prohibido que entienda de leyes, ni hay dioses ni hay reyes capaces de prohibir el amor