El 12 de Octubre, coincidiendo con el descubrimiento de américa, se celebra el día de la hispanidad, porque da comienzo a la expansión y desarrollo de esa gran meta-cultura hispánica que compartimos quinientos de millones de humanos en todo el mundo.

Pero bien podría celebrarse el día de la ignorancia, pues éste es el logro más importante del descubrimiento, porque tuvo  la consecuencia más transformadora.

El mundo anterior al descubrimiento de américa, era un mundo en el que no había nada nuevo bajo el sol, un mundo en el que todo el conocimiento que merecía la pena ser sabido ya había sido alcanzado por los antiguos y había que buscarlo en los libros de los filósofos o de los profetas, un mundo pequeño y hermético que no podía crecer, donde la innovación y el cambio no se valoraba porque se producía de una manera tan lenta que no se apreciaba.

Y de pronto occidente se encuentra con un enorme continente entero del que nada se dice en la biblia y del que nada sabían los griegos. Si queríamos saber cosas de ese continente no podíamos encontrarlas en los textos antiguos, teníamos que salir de la biblioteca y mojar el culo.

El cambio de paradigma no es baladí, sino que por el contrario supone una revolución en toda la sociedad europea, desde su filosofía que descubre que no lo sabe todo, hasta su economía que descubre que se trata de un sistema en expansión (y no sólo geográfica sino tecnológica).

El descubrimiento de nuestra ignorancia ha sido el primer paso que nos ha llevado a la luna y a internet, y que nos llevará a otras galaxias y a la inmortalidad.

Lo único que puede interponerse entre la humanidad y su destino es el pensamiento postmodernista que afirma sin complejos que no existe una verdad absoluta y que todas las verdades son igual de válidas, pues nos conduce nuevamente a estar ciegos ante nuestra propia ignorancia.

El Post-post-modernismo debe imponer la idea de que Todas las verdades son imperfectas y necesitan ser continuamente revalidadas.

¿Crees en la homeopatía y te parece que es una verdad tan válida como la medicina moderna?
Perfecto, si tu quieres es igual de válida... pero no te olvides que también es igual de imperfecta y que por tanto es necesario continuar investigando sin dar nada por hecho.

Celebremos el día de la ignorancia, no recreándonos en el pasado bien para añorar glorias pretéritas o para llorar injusticias, sino reconduciendo la sociedad hacia una nueva era de ignorancia y curiosidad que sustituya la era de autocomplacencia y conformismo a la que nos conduce el destierro del método científico del pensamiento europeo.

Construyamos el futuro desde la humildad del ignorante y la valentía del curioso.

Feliz día de la ignorancia.