Mi antropólogo preferido es Marvin Harris, del cual me fascina su escrupuloso afán por mantenerse fiel al método científico.

Salvando las distancias de compromiso, dedicación, conocimientos y talento, es mi intención emular a Marvin Harris en este estudio antropológico de campo sobre el fenómeno de la espiritualidad, tomando su metodología y trabajo como referencia y ejemplo.

Persigo con todo esto tres objetivos:

  1. ampliar el conocimiento sobre la especie humana y su cultura.
  2. Destilar y convertir en ciencia los conocimientos válidos que desde el fenómeno espiritual se hayan descubierto.

Los antiobjetivos que me pongo son:

  1. Escribir una guía de autoayuda, de iluminación ni de crecimiento personal .
  2. Atacar a la espiritualidad desde la racionalidad, el cientificismo o el ateísmo.

Quiero pedir y agradecer a los lectores que me avisen si en algún momento me alejo de mis objetivos o me acerco a mis antiobjetivos.

Con este artículo doy comienzo formal a este trabajo en proceso en el que me hayo.

Escribiré un artículo cada semana, con la etiqueta espiritualidad científica