Cuando compartimos aquel silencio, mi mente viajó a lugares a los que ningunas palabras me podrían haber llevado, y ahí estabas tú:
A mi lado como un cuerpo y en mi mente como un mundo.