La dieta de la cuarta parte de la mitad

Desayunar en la cama la cuarta parte de una mitad de naranja
Y seguir gajo a gajo, sin prisa, hasta completarla
Hasta que tiemblen sus pepitas y se estremezca su cáscara
Hasta que su jugo se derrame empapando las sábanas
Respirar el endulzado el aroma de la cuarta parte de una mitad de naranja.