/ espiritualidad científica

La espiritualidad como fenómeno identitario

Desde aficciones y deportes a ideologías y religiones, todo lo que hacen los seres humanos parece susceptible de adquirir un matiz identitario y gregario.
En el fenómeno de la espiritualidad concurren muchas de las características que tienen en común las actividades humanas con mayor poder para generar estos sentimientos identitarios y gregarios.

Las personas que se encuentran en el camino de la iluminación se sienten parte de un movimiento mundial, y son capaces reconocerse a sí mismas y entre sí como integrantes del movimiento.

A diferencia de otros fenómenos identitarios, en el fenómeno de la espiritualidad el reconocimiento de los pares puede tardar días o semanas en producirse porque no existen necesariamente rasgos estéticos diferenciadores que permitan una identificación a simple vista, y porque fuera del contexto de la espiritualidad suelen ser discretos en el uso de su jerga.

Características clásicas de los fenómenos identitarios:

Establecer un marco de pensamiento, una cosmovisión, propia.

En la espiritualidad el marco de pensamiento es la existencia de una realidad transcendente que debemos descubrir nosotros mismos, mediante la meditación y la autoconsciencia.

Disponer de referentes culturales propios

En el caso de la espiritualidad esos referentes culturales propios lo conforman un conjunto de psicólogos, filósofos y divulgadores cuyos nombres y obras tienen que conocer quienes están en la senda de la espiritualidad.

Utilizar términología o jerga propia.

Palabras como vibrar, resonar, mente, sombra, inconsciente, corazón, etc. tienen un significado especial en el contexto de la espiritualidad.

Disponer de actividades en grupo.

Talleres, conferencias, retiros espirituales, son buenas ocasiones para que las personas generen el sentimiento identitario al reconocer en sus pares lo que les hace diferentes del resto.