La realidad hay que soñarla

Había una vez una regla que soñaba ser una flor
No quería medir el mundo, sino llenarlo de amor
Había una vez una ley que soñaba ser poesía
No quería cerrar el mundo, sino llenarlo de alegría

Había una vez un sueño que quería ser verdad
Necesita nuestra ayuda, pues soñamos realidad.