Todo el mundo ha oído alguna vez las frases cuando solo tienes un martillo todo te parecen clavos y la expresión matar moscas a cañonazos. El título de este artículo combina ambas ideas para expresar que en  ocasiones se utiliza una herramienta sobredimensionada e ineficaz porque  nos gusta la herramienta.

En ocasiones tenemos la herramienta adecuada, y llevamos años utilizándola con excelentes resultados, hasta que volvemos de la ferretería con nuestro flamante martillo nuevo, que es la mejor herramienta posible para clavar clavos y que además se puede usar también para matar moscas.

Lo sabemos porque el fabricante lo incluye en sus especificaciones "sirve para matar moscas" y porque algunos de nuestros vecinos más osados ya le han dado ese uso y  han conseguido matar unas cuantas... Si bien no nos han hablado de  eficiencia, sólo de que es posible darle tal uso.

Tan de moda se vuelve la herramienta, que de pronto parece que la única manera que existe de matar moscas es a martillazos.

Es muy importante señalar que aunque el martillo no es la mejor herramienta para matar moscas normales en una situación normal, abre la  posibilidad de matar moscas robóticas.

Blockchain bien usado

El martillo se llama blockchain y sirve para tener un registro de datos inmutable y consensuado, tal que sea fuente irrefutable de veracidad.

Esos son los clavos del martillo.

También puede usarse para realizar transacciones económicas, verificar identidades y para automatizar respuestas a transacciones o eventos.

Para todas esos usos, y en la amplísima mayoría de las ocasiones, hay herramientas mejores, por lo que esas son las moscas.

La oportunidad de Blockchain.

Quien entiende esto tiene una ventaja frente a quien no lo entiende, pues es capaz de aprovechar la oportunidad de blockchain.

La oportunidad que nos brinda blockchain es la de descubrir clavos que clavar y moscas robotizadas para las que no nos sirve un matamoscas sino  que necesitamos un martillo.

En conclusión, la oportunidad de blockchain es la de encontrar mejores soluciones a problemas que ya existen y que tal vez ni siquiera sabemos que tenemos.

El desperdicio de Blockchain.

Quien no entienda eso, se va a pegar la leche.