El amor romántico es una ilusión autosustentada, lo cual no implica que lo que se sienta no sea real, sino que se sustenta en un fenómeno autorecursivo.

Del mismo modo que la depresión en su modo más severo, se cierra sobre si misma y se convierte en su propia causa y consecuencia; lo mismo ocurre con el amor romántico.

Estar deprimido es deprimente, y estar enamorado te hace estar enamorado.

Mas no se debe confundir causa y origen. Si bien el amor romántico es su propia causa necesita un impulso inicial para que la rueda de la retroalimentación comience a girar.

La existencia de una fuerte atracción que genera un deseo enorme (en intensidad o en alcance) de índole sexual o de aprobación, posibilita el surgimiento de esta clase de amor.

Cuando uno cumple sus objetivos, sus deseos, se ve recompensado con una dosis de neurotransmisores de la felicidad. Cuanto mayor el deseo mayor la dosis, y mayor la posibilidad de que el cerebro vincule su estado emocional con aquello que cree que lo provoca.

Como el perro de Paulov podemos llegar a babear con solo oír la campana, e incluso mucho antes pues como seres racionales nos basta con pensar que la campana va a sonar.

Para salir del amor romántico basta con romper el bucle evitando durante cierto tiempo los pensamientos sobre la persona amada que nos hacen sentir amor, y las interacciones que puedan darle nuevos impulsos a la rueda inercial.

Los componentes reales de la relación como puede ser la empatía, la lealtad, la atracción, el deseo... no desaparecen, sino que se hacen más evidentes ya que uno es capaz de saber mejor qué es lo que siente y por qué.

Es mucho más descriptivo y completo sentir que te gusta hablar con ella porque te aporta una forma de pensar que complementa y enriquece a la tuya, en vez de sentir que te gusta hablar con ella porque la amas.

Es mucho más sensual saber que te apetece besarla porque te gusta la forma de sus labios, el sabor de su boca y su forma de besar, que creer que te gustaría besarla porque la amas.

El amor jamás debe tener lógica circular.

El amor no romántico es un sentimiento que no es exclusivo de las relaciones de pareja, sino que se da en las relaciones familiares y de amistad.

Amar a una persona es brindarle lealtad, comprensión, bienestar, afecto, y agradecer a la vida que dicha persona quiera forme parte de la tuya.

Un abrazo a todos los que aman.