Escuchar su voz es saborear
el color del ruído de las flores