Ya no quedan cosas importantes en el mundo
las arrastró la marea de la inmediatez
Nos mostramos preocupados por cualquier asunto
irrelevante e intrascendente, por cualquier idiotez,
volamos ciegos sin timón ni rumbo
y caemos como moscas en la red.